100. A María Luisa Guzmán Ramírez

100. A María Luisa Guzmán Ramírez

Señorita Luisa Guzmán 

Mi querida Lucha: Que Jesús sea en su alma. 

Mucho le agradecí su cartita, y sentí muchísimo no haberla abrazado antes de venirme, 

Aquí estoy en el cielo. Me parece siempre hubiera vivido, en medio de mi Madrecita y Hermanitas, a cuál de todas más santas. 

Estoy muy costurera. Cuando estamos en la celda, por lo general siempre cosemos. Aquí se remienda y zurce mucho la ropa, pues somos pobres. Fíjese que un hábito tiene más de ciento cincuenta parches. Ya no le queda el género primitivo. Ahora estoy deshilando un purificador. No sé qué mamarracho irá a salir. Ud. ya me conoce. 

Rezo mucho por Ud., Lucha, para que sea muy buena cristiana. Comulgue muy seguidito, ¿no? ¿No ha encontrado empleo todavía? Quiera N. Señor proporcionarle uno bueno. 

Adiós, Lucha. Reciba un fuerte abrazo de su indigna s. en J.M.J.T. 

Teresa de Jesús, Carmelita.

No le escribo en otro papel, porque…