2. LA NUBE DEL CARMELO

LA NUBE DEL CARMELO

¿Veis aquella escarpada cima que se alza en las llanuras de Judea, de

los contrafuertes del Líbano, bañada su planta por el mar azul? Es el Monte

Santo del Carmelo, monumento perpetuo que celebra las glorias de María;

primer Santuario destinado en el mundo a su culto y amor. Si, paréceme

escuchar aquí todavía el dulce himno con que Elías imploraba el fin de tantos

males como asolaban el reino de Israel, confundiéndose en el espacio con la

salvaje gritería de los sacerdotes de Baal, que también rogaban a sus dioses

para que enviasen por fin el suave rocío que concluyera con la angustiosa

sequía. Mas los dioses permanecieron insensibles y sólo el Dios de Elías se

compadeció de su pueblo.

En el lejano horizonte existe una tenue nubecilla que, subiendo en la

celeste esfera, fue cubriendo el firmamento, y pronto, compasiva, dejó caer

su lluvia benéfica sobre los campos desolados y, al recibirla, la tierra se llenó

de alegría, el hombre prorrumpió en alabanzas, la naturaleza despertó de su

triste silencio, los prados se cubrieron de flores, los sembrados de doradas

mieses… Mas ¿quién era esa nube bendita? ¿quién era? ¡Ah! Era la Reina del

Carmelo, que había oído el gemido de los mortales y, extendiendo su manto

esplendoroso como el sol, brillante como la aurora, hermosa como la luna,

dejaba caer sobre ellos el torrente de misericordia de que su corazón está

lleno. Muchos siglos han pasado. Ya la simbólica figura de María ha cedido el

puesto a la feliz realidad; ya la nubecilla victoriosa llovió sobre la tierra al

Justo; ya la vieron los ángeles remontarse a las alturas y preguntáronse

asombrados: quae est ista, que progréditur sicut aurora consurgens, pulchra ut

luna, electa ut sol, terribilis ut castrorum acles ordinata? \

Pero María aún tiene hijos en el destierro, y su maternal Corazón

continúa derramando a torrentes sobre ellos el rocío de su ternura

incomparable. Por eso a Ella acude el pobre en demanda del consuelo; el

rico, buscando en su Corazón su tesoro; el huérfano y el inocente, a pedirle

sus caricias; el anciano, su apoyo; la virgen, su lirio purísimo; el sacerdote, las

almas; el soldado, la victoria para la bandera que deposita a sus plantas. ¡Ah!

Bien lo comprendieron O’Higgins y San Martín cuando le entregaron repetidas

veces su bastón de mando a Ella, que es terrible como un ejército ordenado en batalla.

En sus manos pusieron el poder, la gloria y la bandera. Por eso, más

tarde, en los campos históricos de Chacabuco y en las lomas de Maipú,

supieron, guiados por Ella, vencer con gloria y morir con honor. A las filiales

promesas de sus amantes hijos de Chile, la Virgen Reina contestó con esta

sola palabra “Independencia” y con ella les ganó para siempre su Corazón.

En su honor levantaron por doquiera templos, organizaron procesiones,

instituyeron cofradías y no contentos aún, años más tarde, vióse subir un día la

Santa montaña del Carmelo a un augusto peregrino cuya frente coronaba la

nieve de prematura ancianidad y a quien debíamos llorarían pronto…2 Apoyado

sobre su báculo episcopal iba llevando en sus nobles manos la bandera de su

Patria y al llegar a depositarla a los pies de María, conmovido, sólo supo decirle:

“Madre, en prueba de gratitud, tus hijos chilenos”. Y allá, en la lejana Judea,

quedó para siempre nuestro pendón ondeando al viento y saludando a la

Generala ilustre que tanta gloria le dio. Sí; rendida a sus pies, nuestra patria le

entregó su bandera y también los corazones de sus hijos. Sea Ella para nuestra

nación la estrella tutelar que la guíe por las sendas de la religión y del progreso

y, cuando los enemigos la circunden, muéstrale que eres su Madre, y defiéndela

para que sea siempre “Independiente” y libre de la tiranía del mal.