31. A Elena Salas González

31. A Elena Salas González

Querida Elena: 

Todavía estoy gozando con nuestra conversación. Verdaderamente comprendo cuánto vale una buena amiga. Sentía verdaderamente la necesidad de expansionarme con alguien que me com-prendiera y que sintiera lo mismo que yo siento. ¡Cuánto bien me has hecho! Te lo agradezco de todo corazón. 

He hablado con la que lleva esta libreta. ¡Pobrecita! Te aseguro que me parte el alma [ver] cómo sufre. Y soy yo todavía la causa de sus sufrimientos. La idea de separación la preocupa demasiado, pues, como tú sabes, ella lo sabe todo. 

Elena, no te puedes imaginar lo que siento en este instante. La Rebeca me ha pedido que, por favor, te cuente todo a ti, para poder hablar sobre sus proyectos para el otro año, los cuales están ligados a mi pobre personilla. En fin, como esta separación es su constante preocupación, quiere tener una confidente que sepa lo mío. Y ese ángel de consuelo vas a ser tú. Ella ni sospecha que yo te lo he dicho a ti. Háblale de mí; pero yo no le diré ni una palabra de todo lo tuyo, ni tú tampoco si quieres no le digas nada. Lo único que te pido es que la consueles, la alientes. Ve ya demasiado cerca la separación definitiva; pues pienso realizarla en mayo. Pero no digas a nadie, por favor. Ella lo sabe y duda si salirse del colegio o no. ¿Qué te parece? 

En este instante te aseguro que siento más grande que nunca su cariño. Cuando se deja lo que se quiere, parece que se siente el corazón más apegado. Pero en fin, mi ideal es grande y lo voy de todas maneras a cumplir. Pide a Dios por mí, para que salga triunfante en la lucha. Así es la vida. Es una continua tempestad que nos pone a cada instante en peligro de zozobrar… Cuánto cuesta arribar al puerto… 

Ten cuidado con esta libreta. Escribe, si quieres, en ella tus impresiones. Yo escribiré las mías en otra y después nos cambiaremos y escribiremos en las libretas cambiadas algunas impresiones sobre lo leído. ¿Qué te parece? 

No la muestres a nadie, por favor, ni te rías por esta carta tan elevada; pero cuando se tiene pena, se necesita hablar así. Te abraza tu 

Juanita