96. A su hermano Luis 12 de mayo de 1919

96. A su hermano Luis 12 de mayo de 1919

Convento del Espiritu Santo, 

Los Andes. 12 de mayo de 1919 

Mi querido Lucho: Que Jesús sea el lazo de unión de nuestras almas. 

Ayer recibí tu cariñosa cartita en la que me expresas los sentimientos de tu alma. Créeme que, después que la leí, me fui al coro para agradecerle a Nuestro Señor lo que me expresas haber experimentado . 

Déjame, Lucho querido, hablarte de corazón a corazón. Tu hermana carmelita viene a mostrarte cuál es el móvil de nuestra vida, el fin primordial de todo hombre, de todo cristiano: «Conocer, amar y servir a Dios aquí en la tierra para alcanzar el cielo». ¿Qué importa, Lucho querido, todo lo de la tierra, la ciencia, la gloria, los honores, si todo esto ha de concluir? La muerte todo lo disipa. Sólo un conocimiento, una verdad no se oscurece, por que está basada en lo inmutable. Sólo un bien, sólo un amor no se destruye, porque es eterno e infinito. Todo pasa en la vida, menos nuestras obras buenas. Lucho, nosotros también pasamos. Sólo un Ser queda siempre el mismo: Dios. Amémosle, pero antes conozcámosle. Solo El vale la pena de ser conocido, porque es infinito. 

Lucho querido, ¿por qué no buscar a ese Ser, el único necesario? Amémosle a El y seremos felices, por cuanto Dios es el objeto de nuestro entendimiento y voluntad. 

Lucho, el medio para conocer a Dios es la humildad. «Dios –dice la «Imitación de Cristo»–no se revela a los soberbios». Humillémonos delante de El. Pidámosle con el corazón se manifieste a nuestras almas infinitamente. El no nos despreciará, porque Dios ama a las almas. Busquémosle por medio de la oración. Aunque no sintamos atractivo por ella, nuestro entendimiento ha de ver de cuánto provecho le sirve ese conocimiento y nuestra voluntad ha de querer los medios para llegar a él. El atractivo sensitivo no se ha de tener en cuenta, sino hasta cierto punto, pues las facultades superiores son las que gobiernan al hombre. Busquémosle por medio de los sacramentos. Nuestro Señor nos los dejó para unirnos más a su Divina Persona. Comulguemos lo más a menudo posible para amarlo más. Quien se acerca al fuego se calienta. 

Lucho querido, a pesar de que la distancia nos separa, mi alma siempre está muy unida a la tuya. Ambas no forman sino una sola, ¿no es verdad? Pues bien, yo ya estoy sumida en Dios. Su amor es la vida de mi alma. Quiero elevarte hasta El; quiero comunicarte, hermanito mío, un poco del fuego en que me abraso; quiero calentarte con ese calor infinito, para que tengas vida. Sólo quisiera de ti la buena voluntad. Déjame, Lucho mío ser tu guía. ¿Quién puede desearte mejor y mayor bien que tu carmelita? 

¡Oh! Si pudieras por un instante sentirte lleno de felicidad, como yo me siento. Créeme que me pregunto a cada momento si estoy en el cielo, pues me veo envuelta en una atmósfera divina de paz, de amor, de luz y alegría infinitas. No creas que por eso yo te olvido. Sería un egoísmo de mi parte. Cuando me encuentro sola en mi celda o en el coro, le abro mi corazón al buen Jesús, le presento los seres que amo, y nada más le digo, porque El lo sabe todo y El me ama. No llores. Soy feliz. A la Sma. Virgen le he encargado que te consuele. Ella sufrió más que nadie. Por lo tanto nadie mejor que Ella puede poner en las heridas del alma la gota de consuelo. Le pido que en ese hueco que he dejado al separarnos, introduzca a mi Jesús. El encierra todas las bondades, todos los atractivos para enamorar tu corazón. 

Los sacrificios a que me someto no son sacrificios; el amor lo endulza y aligera todo. Amo y en amor deseo vivir toda mi vida. ¿Qué importa mortificar la carne, hacerla morir, si de esta muerte nace la vida del alma y la unión con Dios? 

Mi mamá me cuenta que fueron el otro día a la Bendición No sabes lo que me ha hecho gozar esta noticia. Muchas tardes me llevaba mi mamacita a ella y, en el rincón más oscuro de la iglesia, adoraba y consolaba al Amor, por los que le ofenden y olvidan. 

En ese instante, Lucho querido, siento el más vivo dolor al ver cómo Dios, en su majestad y grandeza, se preocupa del hombre, desciende al tabernáculo y se constituye nuestro amigo íntimo, nuestro médico amoroso, nuestro Todo adorado y, sin embargo, permanece allí cautivo sin que los hombres piensen siquiera en El; antes, al contrario, sólo piensan en pecar. ¡Que ingratitud más execrable! Hermano, no seamos ingratos para ese Dios todo bondad, todo amor… La ingratitud es propia de corazones sin sentimientos. Y si nuestros corazones están llenos de afectos ¿sólo Jesús no tendrá siquiera una parte en ellos? 

Voy a concluir esta larga carta, que espero no será la última. Mi madrecita te manda ese santito, para que lo guardes como recuerdo de tu carmelita. 

A mi mamacita, a la Rebeca y a Ignacio les dirás que apenas tenga tiempo les contestaré sus cartitas, que me han hecho gozar. A la Lucía, a Chiro y Miguel dales cariñosos saludos. Para mi papacito un saludo muy cariñoso junto con un abrazo; y para ti, Lucho regalón, todo el cariño de que es capaz tu hermana 

Teresa de Jesús, Carmelita 

P.D. Saluda a mi mamita, Rosa, Susana,etc. Diles que a todas las tengo muy presentes en mis pobres oraciones.