09. A Carmen De Castro Ortúzar

09. A Carmen De Castro Ortúzar

Mi querida Carmen: 

Estoy loca de gusto de poderte escribir sin estar custodiada por monjas que, aunque son muy buenas, no dejan mucha libertad. 

Si supieras lo que te echo de menos, te acordarías de mí. Si supieras lo que lloro, me compadecerías. Y ya me voy a ir otra vez. Siento que se me oprime el corazón de pensarlo. 

Saludos a todos en tu casa. A la Inés un fuerte abrazo. Y para ti, querida Carmen, recibe el inmenso cariño de tu amiga que te idolatra y no te olvida, 

Juana 

Saludos a las monjas; que me acuerdo mucha de ellas, en especial M. Sup. I de Mag, y Popa (un besito). No sé lo que te escribo. No la muestres, por favor. Anda a verme el domingo a las 10.30 u 11, ó 1 a 3 (con la sirviente para poder hablar todo, pero si puedes).