116. Al P. Artemio Colom, S.J. 20 de julio de 1919

116. Al P. Artemio Colom, S.J. 20 de julio de 1919

J.M.J.T. Convento del Espiritu Santo, 

20 de julio de 1919 R.P. Artemio Colom, Córdoba [Argentina]. 

Reverendo Padre: Que la gracia del Espíritu Santo sea en el alma de Vuestra Reverencia. 

Tantos días han pasado sin poder contestar su atenta cartita para agradecerle todas sus oraciones con el más filial y respetuoso agradecimiento. Ya tiene a su hija pecadora en el Carmelo, separada por completo del mundo, realizando así el ideal de toda su vida; ideal que, a medida que pasa el tiempo, me parece más hermoso. Me pregunto de continuo por qué Dios me ha amado tanto, siendo yo tan pecadora, tan ingrata a sus numerosos beneficios. Y sólo encuentro la razón en su Bondad infinita. Nadie, si no es El, podrá amar a una criatura tan despreciable como soy. 

Mis esfuerzos todos se dirigen a ser una santa carmelita, y creo que lo que Dios quiere de mí para alcanzar esta santidad es un recogimiento continuo: que nada ni nadie pueda distraerme de El. No me pide nada más que esto, porque allí, en esa unión íntima de mi alma con mi Dios, se encuentra para mí el ejercicio de todas las virtudes. Primero que todo, encuentro la renuncia completa de todo mi ser, pues cuanto más me aísle de mí misma, más me internaré en El. Trato, pues, de negarme en todo para llegar a poseer al Todo, según nos enseña nuestro Padre San Juan. 

Hay días que consigo vivir enteramente para Dios. Entonces es cuando me siento en el cielo. Entonces es cuando comprendo que «sólo Dios nos basta». Fuera de El no hay felicidad posible. No se imagina, Rdo. Padre, lo que N. Señor se revela a mi alma, a pesar de ser tan miserable, y no comprendo cómo he amado a N. Señor sin conocerlo; tanta es la distancia que tengo y tenía de Dios. 

Mi oración es cada vez más sencilla. Apenas me pongo en oración, siento que toda mi alma se sumerge en Dios, y encuentro una paz, una tranquilidad tan grande como me es imposible describir. Entonces mi alma percibe ese silencio divino, y cuanto más profunda es esa quietud y recogimiento, [más] se me revela Dios. Es una noticia muy clara y rápida. No es reflexionando; antes me turbo cuando reflexiono. Cuando esta noticia es muy clara, siento como que mi alma quisiera salir de mi ser. Mi cuerpo no lo siento. 

Estoy como insensible; y dos veces no me he podido mover de mi sitio, pues estaba como enclavada en el suelo. Otra vez, una hermanita me fue a hablar, y sentí un estremecimiento terrible en todo mi ser, y lo que me dijo lo oí como de muy lejos, sin comprender sino hasta después lo que me dijo. Siento que mi alma está abrasada en amor de Dios y como que El me comunicara su fuego abrasador. 

Un Padre a quien le consulté acerca de mi oración me dijo que, cuando sintiera ese arrobamiento de todo mi ser, debía rechazar el pensamiento de Dios. Lo hice por obedecer, pero era el sufrimiento más terrible, y a veces no lo conseguía. También, que debía principiar mi oración por meditar en Jesucristo; y yo sentía que no podía, pues Dios me atraía el alma. 

Por fin, el Padre Avertano, carmelita, que es actualmente mi confesor, me dijo que no debía resistir a Dios, sino seguir sus inspiraciones. Así lo he hecho. Después de tener esta oración de quietud, cuando he sido más fuertemente atraída por Dios, me vienen tentaciones muy grandes. A veces, me parece que todo lo que me pasa son ilusiones. Otras veces, que es el demonio que me engaña para hacerme creer que soy extraordinaria. Otras veces, me siento agobiada por mis miserias y abandonada de Dios; y por fin, la más terrible es la tentación contra la fe: quedo en completa os-curidad, dudando hasta de la existencia de Dios. 

Antes de ayer fue esta tentación tan grande, que no podía ni aún rezar, pues era peor. Entonces creí había consentido en la tentación, y que estaba en pecado mortal; pero no me importaba ni aún esto, pues me decía que el pecado mortal eran invenciones. Anduve todo el día así y al mismo tiempo decía que se hiciera la voluntad de Dios. En la noche le dije a nuestra Madre que yo no comulgaría; sin embargo, ella quería sufriese yo sola y no trató de consolarme, pues creyó que la tentación pasaría como otras veces. 

Al día siguiente, tenía fe y me dije que estaba en pecado mortal. Y como nuestra Madre juzgó que era prudente no exigirme que comulgara, pues yo no quería, me quedé sin comulgar, aunque tenía hambre de Jesús. Me sentía condenada. Dios se me representaba como un Juez terrible. Lloré tanto, que ya no sabía lo que tenía. Cuando nuestra Madre se me acercaba para consolarme, yo me retiraba, pues veía que estaba ella con Dios y yo con el demonio Me tranquilicé cuando me aseguró que no estaba en pecado. Sin embargo, vi claramente que Dios no había querido venir ese día a mi alma. Ya la tentación pasó, y me ha dejado muy humilde, no sólo delante de Dios, sino delante de mis hermanitas (pues se cercioraron que no había comulgado y que me había tenido que confesar). 

Pero después de estas oscuridades Dios se comunica más a mi alma. Ayer ya no sabía dónde estaba, aun después de la oración; y aunque mi pensamiento no está permanentemente en Dios, me siento muy unida a El y, apenas pienso en El, mi alma se siente fuertemente atraída. Yo no sé si esto es 

ilusión o no. Lo único que veo es que ando con mucho recogimiento, sé mortificarme y vencerme más y soy más humilde. Dios es demasiado bueno con esta infeliz pecadora; a pesar que tanto lo ofende, no deja de amarla. 

Después que comulgo, me siento en el cielo, y dominada por el amor infinito de mi Dios. A veces mi solo consuelo en este destierro es la comunión, donde me uno íntimamente con El. Siento ansias de morirme por poseerlo sin temor de perderlo por el pecado. Este deseo me hace huir de las menores imperfecciones, pues ellas me separan del Ser infinitamente Santo. 

También N. Señor se me representa a veces interiormente, y me habla. Como una semana lo vi en agonía, pero de un modo tal como jamás lo había ni aún soñado. Sufrí mucho, pues traía la imagen perpetuamente, y me pidió que lo consolara. Después fue el Sagrado Corazón en el tabernáculo con el rostro muy triste; y por último, el día del Sagrado Corazón, se me representó con una ternura y belleza tal, que abrasaba mi alma en su amor, no pudiendo resistir. Sin embargo, en cuanto a las imágenes y hablas interiores no hago caso, si no es al efecto bueno que producen en mí, para no aficionarme a ellas, y aún trato de rechazarlas. En cuanto a Dios no me lo represento en ninguna forma, para ir a El por fe. Todo esto pasa en mi alma. Juzgue su Reverencia si no voy errada, pues vivo con este temor. 

Mi toma de hábito quizás sea el 15 de octubre, pues Nuestra Madrecita pidió al Nuncio me suprimiera un mes. Le aseguro que ardo de deseos de verme con el hábito de nuestra Madre del Car-men. Sin embargo, me confundo al ver que no tengo las virtudes de una religiosa. Créame que, al ver a mis hermanitas tan santas, me avergüenzo de verme tan miserable. 

Trato de adquirir las virtudes: ser obediente hasta en lo más mínimo, caritativa con mis hermanitas y sobre todo, ser humilde. Para esto procuro no hablar ni en pro ni en contra de mí misma, y sólo humillarme delante de Nuestra Madrecita. Procuro no disculparme, aunque sin razón me reprendan, y si alguna hermana me humilla, me estimulo en servirla y en ser más atenta con ella. Siempre quiero negarme y renunciarme en todo, para así unirme más a Dios. 

El día del Sagrado Corazón solicité licencia de nuestra Madre para hacer los tres votos hasta mi toma de hábito. Mi ideal de carmelita es ser hostia, ser inmolada constantemente por las almas, y mi fin principal es sacrificarme porque el amor del Corazón de Jesús sea conocido. Créame, Rdo. Padre, que no sé lo que me pasa al contemplar a Nuestro Dios desterrado en los tabernáculos por el amor de sus criaturas, las cuales lo olvidan y ofenden. Quisiera vivir hasta el fin del mundo sufriendo junto al divino Prisionero. 

Nada le he dicho del Oficio Divino, oficio de ángeles. Me creo en el cielo cuando estoy en el coro cantando las alabanzas de la Sma. Trinidad. 

Ruegue por mí, Rdo. Padre, que soy tan perversa, tan orgullosa, tan poco mortificada. Ofrezca a su carmelita siquiera una vez en la Santa Misa como hostia. Quiero ser hostia por hostia. Introdúzcame en el cáliz, para que, bañada en la Sangre de Jesús, sea aceptada por la Sma. Trinidad. Pídale a N. Señor me haga una santa carmelita, verdadera hija de nuestra Sta. Madre. Yo, aunque miserable 

pecadora, ruego mucho por Su Reverencia, para que sea un santo Jesuita. 

Agradeciendo la Misa ofrecida por mí el día 7 de mayo y todas sus oraciones, se despide su indigna sierva en el C.J.M.J.T. 

Teresa de Jesús, Carmelita. 

P.D. – Nuestra Madre envía a su Rcia. respetuoso saludo.