121. A Inés Salas Pereira Agosto de 1919

121. A Inés Salas Pereira Agosto de 1919

Agosto de 1919 

Mi Inés tan querida: Que Jesús sea el astro de tu nueva vida. 

Por fin, tengo el gusto de conversar con mi querida hermanita, que quizás ha atribuido mi silencio a falta de cariño. Si lo has creído, peor para ti; porque, como muchas veces te lo he dicho, cuando quiero es para siempre. Sobre todo, una carmelita no olvida jamás. Desde su celdita acompaña a las almas que en el mundo quiso. Pueden echarla a ella al olvido; pero ella sólo mira esa alma que vale la sangre de su Esposo Divino. 

¡Cómo quisiera trasladarme a tu lado para acompañarte en los momentos tristes en que estás! Por eso voy a hablarte mirándolo a El, para que El irradie todo lo que debo decirte para consolarte y alentarte a emprender tu nueva vida. 

Vengo del coro donde he pasado una hora dentro de su Corazón. Una hora perdida en la Fuente del Amor. ¡Qué vida tan deliciosa es la que vivo! Quisiera, amiguita mía, hacerte participar de mi felicidad. Ya no vivo sino para Dios sólo. Todas las pequeñeces de la vida del mundo han desaparecido. Ahora sólo veo lo grande, lo eterno, lo infinito. Allá todo era para mi alma desaso-siego, turbación, vacío; aquí todo es paz, tranquilidad, satisfacción completa con mi Dios. 

Cuán bien experimento que El es el único Bien que nos puede satisfacer, el único ideal que nos puede enamorar enteramente. Lo encuentro todo en El. Me gozo hasta lo íntimo de verlo tan hermoso, de sentirme siempre unida a El, ya que Dios es inmenso y está en todas partes. Nadie puede separarme. Su esencia divina es mi vida. Dios en cada momento me sostiene, me alimenta. Todo cuanto veo me habla de su poderío infinito y de su amor. Uniéndome a su Ser Divino me santifico, me perfecciono, me divinizo. Por fin, te diré que es inmutable, que no cambia y que su amor para mí es infinito… amor eterno, incomprensible, que lo hizo humanarse, que lo hizo convertirse en pan por estarse junto a mí, por sufrir y consolarme. 

Si tú te das a la oración, conseguirás que Dios se te manifieste y te enamore de El. En la oración nuestra alma lo busca. Y si es con ansias de conocerlo y de amarlo, Jesús levanta un tanto el velo que lo encubre y muestra su divina Faz radiante de hermosura y suavidad. Otras veces abre la herida de su Corazón, y nos señala los tesoros de sus infinitas bondades y de su amor. Y otras veces deja oír su dulce voz que deja al alma deshecha en amor y arrepentimiento. 

Tu corazón desea amar y con locura. ¿No crees tú que un hombre es demasiado pequeño y miserable para ser digno de un tal amor, ya que cuanto más amamos, necesitamos y ansiamos más el sacrificio, y sacrificarse por demostrar a un hombre, a una criatura, nuestro amor, es perder el mérito, la nobleza del sacrificio? 

Amemos al Amor eterno, al Amor infinito, inmutable. Amemos locamente a Dios, ya que El en su eternidad nos amó. Sin necesidad de nosotros nos creó. Toda la obra de su poder fue dirigida para el hombre. Todo lo puso a disposición de nosotros. Continuamente nos sostiene y alimenta. Y para no separarse de nosotros en la eternidad, nos dio su Unigénito Hijo. Dios se hizo criatura. Padeció y murió por nosotros. Dios se hizo alimento de sus criaturas. ¿Has profundizado alguna vez esta locura infinita de amor? Créeme que siento mi alma deshecha de gratitud y amor. Mi vida la paso contemplando esa Bondad incomprensible, y me duele el alma al ver que el Amor no es conocido. Me abismo en su grandeza, en su sabiduría. Pero cuando pienso en su Bondad, mi corazón no puede decir nada. Lo adoro… 

Vas a salir a un nuevo campo de batalla. Adiéstrate para luchar. Que tu divisa sea esta: «Dios siempre en vista y ‘yo’ siempre en sacrificio». Tus armas, la comunión y la oración. Tu alimento, la voluntad de Dios. Tu Capitán, Jesús. Tu bandera, la humildad. Es preciso que te sacrifiques en todo momento. La vida de familia, para que sea vida de unión, ha de ser un sacrificio continuado. Considérate la última de todos, y aún trata de servir a las sirvientes. Ayúdalas cuando estén enfermas, y cuando estén en cama, dales por tu propia mano los remedios. Cuando las veas de mal humor, consuélalas con N. Señor. Léeles algún libro de algún santo y otro libro entretenido para no cansarlas. Así las atraerás y llevarás a Dios. Con tus hermanos chicos sé muy cariñosa. No los retes sin causa justa. Juega con ellos y enséñales el rezo, a leer, escribir, etc., y hazte respetar, dándoles buen ejemplo. Que no te vean desobedeciendo ni de mal humor jamás. En cuanto a lo que debes ser con tu papá y mamá, sólo te digo que seas un ángel de consuelo: ser, ante todo, muy cariñosa; ayudarlos en lo que puedas, y obedecerles ciegamente en todo, pues no te mandarán hacer una acción menos buena. 

Vence siempre el respeto humano en sociedad. Ten una opinión fija, y no cedas cuando los demás no juzgan rectamente. En la Iglesia da muy buen ejemplo, estando muy recogida. Esto cuesta cuando se asiste a matrimonios, que, por lo general, todas no hacen sino hablar y mirar. Comulga todos los días que puedas, aún cuando no sientas devoción. Todos los días, apenas te levantes, reza tus oraciones y haces un cuarto de hora de meditación. 

Penétrate bien con Quién hablas y quién es la que habla. Ten presencia de Dios. Ofrécelo todo a El y has muchos actos de amor. Todos los días haz tu examen de conciencia a los pies de la Sma. Virgen. Pregúntale con sencillez cómo te has portado en el día. Pide perdón, y después cuéntale tanto las penas como las alegrías y oye sus consejos. 

Ojalá puedas alguna vez venirme a ver, para que conozcas este palomarcito que tiene su puerta sólo abierta para el cielo. Reza por mí, porque soy como siempre y más mala. Tu indigna 

Teresa de Jesús, Carmelita