135. A su madre 30 de septiembre, 1919

135. A su madre 30 de septiembre, 1919

J.M.J.T. Pax Christi 

Convento del Espíritu Santo, 30 de septiembre, 1919 

Sor María Magdalena de S. Teresa 

Querida Hermanita: Que la gracia del Espíritu Santo more en su alma. 

Grande ha sido el gozo que me ha causado su toma de hábito, tanto más que S. Caridad no ha pasado ni aun por el postulantado. Lo que me demuestra que el Rdo. Padre Avertano la ha encontrado con las virtudes y perfecciones dignas de una carmelita. Mientras Vuestra Caridad tiene esa dicha, su pobre hermana Teresa se encuentra bien pobre de virtudes, a pesar de tener cinco meses de postulantado. ¡Qué vergüenza! Sin embargo, confío en sus oraciones que han de ser muy aceptas a N. Señor, para que no sea tan indigna de ese hábito tan querido. 

Permítame Su Caridad enviarle un desafío según se acostumbra en nuestra S. Religión: es para aceptar con alegría y santa conformidad las cruces que nuestro Divino Maestro se digne enviarnos. Ha sido despojada Vuestra Caridad de sus vestiduras del mundo y pronto su hermana tendrá esa felicidad. No vamos a pertenecer al mundo ya, pues Jesús nos ha despojado del espíritu del mundo para vestirnos con su Divino Espíritu Y ¿cuál es ese espíritu…? El de la Cruz, el renunciamiento de nuestra concupiscencia y carne. La negación de nuestros apetitos y gustos, comododidades, etc. Ya no somos del mundo. Jesús nos sacó de él para que lo siguiéramos más de cerca y nos dice: «Si alguno quiere venir en pos de Mí, tome su cruz y sígame» . Así pues, hermanita, caminemos en pos de El. El amor lo exige, pues nos ha elegido para hacernos todas de El. Y cuando el peso de la cruz nos agobie, llamemos a Jesús en nuestro auxilio. El marcha delante, y no se hará sordo a nuestro gemir. A pesar de sus dolores en el camino del Calvario, consoló a las santas mujeres; ¿por qué no nos ha de confortar? ¿Acaso Jesús no está allí, en el tabernáculo, para alentarnos? Así pues, carmelitas somos y, por lo tanto, corredentoras del mundo. Y la redención de las almas no se efectúa 

sin cruz. Animémonos, hermanita, para sufrir todo lo que Dios quiera. 

Mucho le agradecería que para la toma de hábito me trajera «Jesús Intimo» por Suave. Creo que comprende dos o tres tomos. En la Casa de Ejercicios ha de estar.

A la Rebeca dígale que dentro de algunos días le escribiré y dígale que no me gusta nada su salida del colegio sin la medalla de Hija de María. Que yo se la di con la condición que la recibiera. Y que el día de mi toma de hábito tiene ella que pedir hueco. 

Por Miguel rezo muchísimo. Lo mismo por Lucho. 

Gocé y agradecí mucho la visita de Chiro. Salude a la Lucita y muchos besos para la Lucecita. ¿Cuándo piensan mandarme el retrato de ella con su mamá? Espero que me traerán a Ignacito. Tengo tantas ganas de verlo a mi Nanito. 

A la Eli dígale que tengo verdaderos deseos de conversar con ella, pues hablaremos de todo, y pueda ser que el 14 estemos solas. Que le tenía escrita una larga carta con detalles de nuestra vida y que el perrito que tenemos se la comió entera. 

A Dios, hermanita la más querida en Jesús. Salude a todos. Para mi mamita, Rosa y todas las de casa, muchos recuerdos. Dígale a la María C. que uso sus tijeras; que Dios se las pague muy bien. A mi tía Juanita, Isolina, a misiá Julia, muchos saludos. Recen por mí. No saben lo que necesito de oraciones. 

En el Corazón de Jesús, la abraza su humilde hermana, 

Teresa de Jesús, Carmelita 

¿Cómo está la Lucha en la Escuela Victoria Prieto? Acuérdese que en septiembre es el momento propicio para matricular en los Salesianos a Juanito.