145. Al P. José Blanchc, C.M.F. 10 de noviembre, 1919

145. Al P. José Blanchc, C.M.F. 10 de noviembre, 1919

J.M.J.T. Pax Christi 

10 de noviembre, 1919 

Que el Espíritu Santo sea en el alma de Vuestra Reverencia: 

No había podido contestar su carta llena de santos consejos, la que tanto agradecí, pues ahora en el noviciado casi no podemos escribir. 

El estado de mi alma es tal, que no lo puedo definir: un día tinieblas, distracciones, y la voluntad desea amar, causándome gran pena de no amar a N. Señor y de no poderlo ver. Aquí no puedo retener las lágrimas, porque llamo a mi Jesús con verdaderas congojas. Otro día, puedo recogerme en fe, pero no siento nada. Sólo puedo meditar. A estas tinieblas se sucede un poco más de luz, con lo que se aumenta mi tormento. También siento tanto mi miseria, mi inconstancia, que me odio a mí misma y me parece que nadie me quiere; lo que me hace sufrir, pues no encuentro ni en Dios ni en las criaturas consuelo ni paz. Veo el amor inmenso de mi Dios, y me siento incapaz de amarlo según las ansias que tengo. Deseo sufrir, pero me resigno a la voluntad divina. 

No quisiera comunicar a nadie mis sufrimientos para sufrir más. Y apenas resuelvo esto, me vienen pensamientos de orgullo y vanidad. Veo que Jesús quiere que viva bien oculta. Y si no le digo a Nuestra Madre el estado de mi alma, me pongo terriblemente orgullosa e independiente. Y si le digo, N. Señor me lo reprocha. ¿Qué hacer? 

Por otra parte, creo estar apegada a ella, pues pienso con frecuencia en lo que hace y me dice. Además me gusta estar con ella, que me demuestre cariño y me da pena cuando noto que no está tan cariñosa. Antes, siempre me hacia cariños; pero una vez que N. Señor me hizo una gracia, me dijo que si quería que El se acercara, no debía dejarme tocar por criaturas. Entonces yo le dije sencilla-mente a N. Madre; así es que nunca más me ha tocado. Pero siempre siento en mi corazón ese deseo de manifestaciones de ternura. Más aún ahora; porque N. Señor no me las prodiga. Esto me da pena, porque sólo quiero ser de Dios, y quisiera no sólo ser despegada exteriormente, sino interiormente; pero me parece que el desear esas ternuras está innato en mí, pues no sé si se habrá dado cuenta que tengo carácter regalón y soy muy aguaguada, lo que me desespera. Sin embargo, se me ha quitado mucho. 

Lo que me hace dudar sea apego es que su trato me lleva a Dios. Además la admiro como a una santa y su ejemplo me ayuda para ser mejor. También, cuando trato con ella de cosas de mi alma, me da mucha paz; sobre todo, como sólo con ella puedo hablar de Dios, de su amor y bondad, me expansiono; lo que es una necesidad para mi alma, aunque creo será más perfecto no buscar esa satisfacción. Le aseguro que todo este tiempo, Rdo. Padre, no he hecho más que luchar y veo que en esta turbación nada gano. Quisiera tener la luz suficiente para saberla amar en Dios, pues el pretender en mí no querer es imposible. Eso que me dijo Vuestra Reverencia de amar porque es la voluntad de Dios me parece que me aprovecharía, si le tuviera fastidio, pero no cuando el cariño me sale espontáneo. Me acuerdo que sólo dos días, cuando N. Señor me hacía favores amé verdaderamente en Dios, pues andaba engolfada en El, dé modo que lo apercibía hasta en el aire que respiramos. Para que se dé un tanto cuenta, Rdo. Padre, de la unión que Dios se dignaba concederme en su misericordia, le diré que en la noche soñaba con Jesús. Y cuando a veces me despertaba, me encontraba en sueños en contemplación en Dios. Dos veces me acaeció esto. Pero el soñar con El es casi siempre, aunque ahora rara vez. 

Una vez sentía un deseo horrible de morirme por ver a N. Señor y, siendo hora de dormirme, no podría hacerlo porque lloraba sin poderme contener, cuando de repente sentí a N. Señor a mi lado, llenándome de suavidad y de paz, e inmediatamente me sentí consolada. Estuve un rato con El, y después como que se fue y dejé de sentir esa suavidad. Dígame, Rdo. Padre, ¿son ilusiones o no? Pues no puedo creer que N. Señor se vaya a acercar a mí, siendo yo una miserable pecadora. No se imagina cuánto sufro cuando de repente vienen a mi memoria los recuerdos de ese acercamiento de Jesús a mi alma. En esta mi pobre celdita, tan vacía ahora, muchas veces sentí su presencia divina. A veces se me representa tan lleno de hermosura y ternura como ya no es posible describir. Créame que todo me causa un hastío horrible; que cuando veo que encuentran algo hermoso y se alegran con ello yo me digo: «No es Jesús. El sólo es hermoso. El sólo puede hacerme gozar». Lo llamo, lo lloro, lo busco dentro de mi alma. Estoy hambrienta de comulgar, pero no se me manifiesta. Sin embargo, reconozco que todo esto lo merezco por mis pecados, y quiero sufrir. Quiero que Jesús me triture interiormente para ser hostia pura donde El pueda descansar. Quiero estar sedienta de amor para que otras almas posean ese amor que esta pobre carmelita tanto desea. 

Ruegue por su pecadora. Y cuando Jesús en el santo Sacrificio muera entre sus manos, ruéguele que yo también muera a las criaturas y a mí misma para que El viva en mí. 

Penitencias casi no puedo hacer, aunque siento deseos de ellas. Trato de adquirir virtudes, pues soy tan pobre, sobre todo de humildad. Si tiene la bondad de contestarme, dígame cómo debo amar en Dios al prójimo. 

A Dios, Rdo. Padre. En su atmósfera divina de amor permanezcamos para salvar las almas. Ruego mucho por V. Reverencia. Su pecadora 

Teresa de Jesús, Carmelita