16. A la Madre Angélica Teresa 8 de noviembre de 1917

16. A la Madre Angélica Teresa 8 de noviembre de 1917

Santiago, 8 de noviembre de 1917 

Rda. Madre Angélica Teresa del Smo. Sacramento 

Reverenda Madre: 

Solamente hemos salido ahora del colegio, motivo por el cual no había contestado antes su cariñosa carta, pues en el colegio me es completamente imposible hacerlo. Mas no crea, Rda. Madre, que porque no ha recibido contestación, la he olvidado, pues todos los días la tengo presente en mis oraciones. Aunque son bastante pobres en méritos, en ellas pido a N. Señor también que, si es su voluntad, pueda ser algún día carmelita de ese monasterio, el cual tan cariñosa y generosamente me ofrece Ud., Rda. Madre. 

La carta de Ud., Rda. Madre, la leo muy a menudo. Me hace tanto bien, y en ella pude apreciar, una vez más, todo el encanto de la vida carmelitana. Créame que en todas mis acciones tengo presente el fin de la carmelita: los pecadores, los sacerdotes. Cada día que pasa siento la nostalgia de ese querido Carmen, y ardo en deseos de verme encerrada por Jesús en ese palomarcito, para ser enteramente de Jesús, pues mientras se vive en el mundo es imposible ser enteramente de El. Pues considero que, para pertenecerle, es necesario que sean de El nuestros pensamientos, nuestras obras, por medio de la recta intención. Esto se puede hacer, pero lo difícil, Rda. Madre, encuentro es despegarse, estando en 

el mundo, de las criaturas, de las comodidades. Yo hago lo que puedo por despegarme de ellas, y encuentro que no tengo, respecto de las criaturas amor desordenado. Pero tengo ese deseo de parecer bien, de ser querida; y yo considero que a Jesús no le gusta esto, pues El buscó lo contrario. Amó siempre la pobreza y buscó sólo el amor de su Padre. 

Como Ud. ve, Rda. Madre, le manifiesto enteramente, como una hija, todas las pequeñeces de mi pobre alma. Le ruego, pues, me indique la manera de ser enteramente de Jesús. Pues sé que hasta que no modele mi amor y gusto con los del Corazón de mi Maestro, no podré llegar, a la unión con Dios dentro de mi alma, pues me distraeré en las vanidades de este mundo miserable. 

Comienzo el mes de María con entusiasmo, y me he propuesto honrar más que nunca a mi Madre con sacrificios, especialmente los de la voluntad; pues penitencias no me dejan hacer por mi salud. Esto es para mí un gran sacrificio; pues veo, Rda. Madre, que, como soy mala, necesito pagar mucho para que N. Señor tenga piedad de mi. 

Ayúdeme con sus oraciones en este bendito mes. Rda. Madre, pídale a la Virgen me dé ante todo sus virtudes y después, si es voluntad de Jesusito me dé salud para poder realizar el bello ideal de ser carmelita, pero según el espiritu de mi seráfica Madre Santa Teresa. Le aseguro, Rda. Madre, que como nunca necesito de oraciones, pues estoy en un período de pruebas. N. Señor quiere que le busque solamente a El, sin buscar consuelo de ninguna especie en la oración. Pero yo le doy gracias, pues así me doy a El sin mezcla de interés; no por los consuelos, sino porque le amo. Sin embargo, tengo momentos de desaliento, pues se me figura que sólo me lo envía N. Señor por mis ingratitudes; mas quiero que se cumpla la voluntad de Dios y, si El quiere y le place, quiero pasar mi vida entera en este estado de sequedad por los pecadores y por los sacerdotes. 

Hábleme, Rda. Madre, de todo esto, como también de la vocación de carmelita. Mientras tanto me encomiendo a sus oraciones con toda mi familia; a Ud., Rda. Madre, y a toda esa mi querida comunidad. Reciba, además, mil afectuosos recuerdos de parte de mi mamá y el más sincero agradecimiento de esta su pobre oveja, que le ruega filialmente la dirija a Jesús para perderse en su Divino Corazón 

Juana Fernández, H. de M. 

P.D.–La Virgen la tengo siempre en mi escritorio para imitar su espiritu de oración.