21. A su padre 2 de febrero de 1918

21. A su padre 2 de febrero de 1918

Algarrobo, 2 de febrero de 1918 

Señor don Miguel Fernández 

Querido papacito: 

Por fin, tengo tiempo para escribirle; pues le aseguro que me había sido imposible hacerlo, pues pasamos ya en la playa o en caminatas; pero aunque no le [he] escrito, créame, papacito, que no paso un instante sin echarlo de menos, y recordarlo con mucho cariño, pues sé cuánto gozaría si estuviera aquí. 

Hemos hecho varios paseos a caballo y de a pie, y otro en carreta, que creo se lo habrá contado la Lucita. Ayer hicimos uno muy bonito y muy en confianza, pues todas éramos chiquillas. Lo formamos con misiá Julia Freire de Rivas, pues somos íntimas con la niñita de ella. Fuimos 11 por todos a tomar onces a una quebrada denominada “Las Petras”. Es un inmenso bosque, donde no penetra un solo rayo de sol, y en donde se encuentran los helechos más finos y preciosos como malezas. Tomamos muy ricas onces y después una chiquilla cantó. En seguida nos pusimos a jugar juegos de prendas. En fin, gozamos, pasándose en un segundo la tarde. 

También salimos a andar a pie haciendo excursiones por los cerros y quebradas con la institutriz de la Luz Rivas Freire. No se imagina qué paisajes más encantadores los que vemos a cada paso: 

todo lo que el campo presenta de bonito, junto con el mar que se divisa a lo lejos como un lago. Nuestro paseo favorito son los cerros de arena que le encantan a Ignacito, pues nos dejamos caer como de 3 metros, dándonos vuelta rodando. 

Mi mamá no anda mucho, pues se cansa inmediatamente. El otro día estuvo, enferma con esas fatigas que siempre le dan y le duró por espacio de 1/2 hora; pero ahora, gracias a Dios, está mejor. 

La Lucía está como una noche oscura con la ida de Chiro que se fue el martes con don Julio Hurtado, que lo convidó a irse por Casablanca, alojando en su fundo “Lo Orrego”, y siguiendo después en auto a Valparaíso para tomar el expreso en ésa. 

Lucho está muy triste también, porque se fue Paco Rivas F. Una lástima, ya que este chiquillo no lo dejaba leer. A todas horas lo venía a buscar para salir. 

La Rebeca y yo muy contentas, pues salimos todo el día. Hoy vamos a salir a caballo con los Rivas, pues todo el día pasamos juntos. Hasta Ignacito, porque hay niños chicos. Ahora nos vamos a ir al baño y voy a bañar por primera vez a Nano porque antes lo bañaban aquí, al frente de la casa, pero le daba mucho susto, pero ahora vamos a una playa, donde el mar es como baño de natación y donde nado todo el tiempo. 

Como Ud. ve, papacito, no falta más que Ud. para que seamos felices; pues mientras nosotros gozamos aquí, Ud. está trabajando, dándose baños de sol, para procurarnos a nosotros comodidad. No tenemos, papacito, cómo pagárselo, pues es demasiado su sacrificio; pero sus hijos lo comprendemos y lo rodearemos de nuestros cariños y cuidados, pues encuentro que es la mejor ma-nera de agradecerle a un padre. ¿Por qué no viene siquiera unos días? No sabe la pena que me da cuando veo a las otras chiquillas felices con su papá. Por favor, venga, pues nosotras lo gozamos tan poco durante el año. El otro día estuve hablando con don Julio Hurtado y me habló mucho de Ud. 

Reciba saludos y abrazos de mi mamá y demás hermanos y Ud., mi querido papacito, reciba un 

fuerte y apretado abrazo y beso de su hija que tanto lo quiere y recuerda, 

Juana; aunque Ud. ni siquiera le manda saludos en su carta; pero en fin, ya se me quitó el enojo.