24. A Carmen de Castro Ortúzar 21 de febrero de 1918

24. A Carmen de Castro Ortúzar 21 de febrero de 1918

Mi hermana querida: 

Cuánto me gusta llamarte con este nombre [de hermana], pues verdaderamente lo somos. ¿No es así, mi Carmenchita? 

Hoy recibí tu cartita, y para reparar mi pecado del otro día, te la contesto inmediatamente. Mi vida es siempre muy tranquila y lo pasamos muy bien con la Lucha. Fíjate que nos ha bajado furor por el tenis; así es que estoy aprendiendo. Me encanta. 

Ayer hicimos un paseo a caballo y fuimos a la quebrada llamada de las “Palmeras”. En realidad hay varias, y muy bonitas, como de 4 metros. La quebrada terminaba con una cascada. Era preciosa. 

Me alegro que vayan a Papudo a darse unos baños de mar, que creo les probará muy bien a todas, incluso a ti, para que te robustezcas.. En cuanto a mi salud, te diré que estoy igual, pues siempre paso con un dolor muy grande al pecho, lo que hizo a mi mamá llevarme donde un doctor, que dijo que me convenía un temperamento alto y que todo provenía de la anemia en que estaba. Así pues, respecto a mi entrada al colegio, veo que no resultará aunque no sé nada. Te aseguro que esto me corta todos mis planes, pero en fin, que se haga la voluntad de Dios. Voy a principiar una novena a Mater Admirabilis con este objeto. ¿Quieres acompañarme? 

Me alegro que no se haya ido Luis, para que aprovechen siquiera un poco de tiempo de él. Aquí todos muy bien gracias a Dios. Saludos para todos. Me llaman. Te abraza tu hermana 

Juana, H. de M. 

Todos te envían saludos. Nos vamos el 8 ó 10 de marzo. El viernes 1° van a hacer los chiquillos la 1ª Comunión.