26. A Marta Hurtado Valdés 14 de marzo de 1918

26. A Marta Hurtado Valdés 14 de marzo de 1918

Santiago, 14 de marzo de 1918 

Señorita Marta Hurtado V. 

Mi querida Martita: 

Una agradable sorpresa me trajo tu cariñosa carta, pues por ella veo que no has echado al olvido a tus amigas del “Algarrobito”. Después de la partida de ustedes quedó aún más triste ese pueblo tan encantador, donde hemos pasado felices vacaciones. 

¿Qué te diré de mi entrada al colegio? Entramos el 12 con una pena negra, después de haber pasado todo el día con las Lyon y con las Salas Hurtado, que se vinieron a despedir. La recogida fue a las 6 P.M., y yo creo que del llanto de nuestros ojos se hubiera podido formar un mar tan grande como el de Algarrobo. Tú supondrás cómo lloraríamos. Lo dejo a tu vivísima imaginación. Pero como el mismo día que llegamos se vino mi papacito, conseguimos que nos dieran permiso para salir ayer, 13, desde las 6 de la tarde hasta hoy a las 4 P.M., y aprovecho un momento para escribirte, pues después en el colegio me leen las cartas. 

El viaje resultó divertidísimo, porque nos vinimos con la Victorita, ya que ella efectuó el viaje con misiá Irene y con misiá Raquel, que traía a su cargo a los niños. Te aseguro que gozamos, pues embromamos desde que salimos de San Antonio, y también nos acordamos de Uds., pero nada más que para “pelarlas”, pues – como ya te lo he dicho- eres un plomo. La Rebeca Echazarreta fue a la estación, y preguntó por ustedes. La Berta la divisamos en el tren que venía de Santiago, pues vino por el día. Las Lyon se van el lunes a Pirque; las Valdés, creo que a San Bernardo y la Lucra se va a Cunaco, donde la Elisita Valdés. Dile a la María que le escriba, que no sea ingrata y lo mismo a la Elena. 

Ya ha llegado el terrible instante de la partida. ¡Qué terrible! Siento escalofríos. ¿Ves cómo tirito? No salimos hasta abril. Escríbeme, por favor, bien luego y me diriges la carta aquí a la casa, para que así mi mamá me la entregue en el salón. 

Mucho me alegré de que tengan tenis, ya que así formarán grandes partidas. A nosotras nos van a tener en el colegio, pero creo no resultará muy buena. 

Por el diario supe que Carmencita ha salido en Viña. Dale muchos saludos de mi parte, si la ves. 

No quisiera despedirme, pero la caridad me obliga a ello, pues para lata ya es bastante. Con saludos para tu papá y mamá de parte de los míos, y cariños para María y Elena, se despide tu amiga con un beso y abrazo y un fuerte pellizco para que no la olvides. 

Juana 

Dispensa la letra, pues estoy apurada. Adiós. No la muestres.