65. A una amiga

Querida hermanita: 

Que la gracia del Espíritu Santo sea en tu alma. No te extrañes no te haya contestado tu cartita encantadora; pero me es sumamente difícil, pues tengo que emplear un rato muy largo para conversar con mi hermanita y el tiempo anda escaso. 

Estas letras que pongo bajo la protección de mi Madre Santísima y que las escribo en unión con mi Jesús, han de hacerte ver el interés que tengo por ti y lo mucho que deseo seas toda de El -no importa dónde- con tal que seas una santa. Te aconsejo que en cuestión de vocación consultes con el Padre Falgueras o con un padre que sea tu confesor, pues ellos reciben especiales luces sobre el camino por donde han de guiar las almas. De todos modos, yo te daré algunas señales que te pueden servir para conocerla y vayas pensando mientras no puedas consultarlo 

Te voy a hacer las siguientes preguntas: ¿Deseas mucho pertenecer sólo a Dios y servirle en cuanto te sea posible con la mayor perfección? Ese fue el ideal que Dios se propuso al crearnos: que lo sirviéramos y amáramos sobre todas las cosas. ¿No encuentras que es demasiado el consagrarle a Dios toda una vida? El vive para nosotras y no hace otra cosa que amarnos. ¿Crees que podrá quedar saciado tu corazón con el amor de las criaturas, que la mayor parte de las veces es inconstante y pasajero? ¿No dejan en tu corazón un vacío, una tristeza las diversiones mundanas y los paseos? En cambio Dios nos ama y ese amor es inmutable, y cuando pasamos un rato con N. Señor orando con fervor o hacemos el bien por amor a El, ¿no nos sentimos felices y tranquilos? ¿Te parece a ti que el matrimonio con un joven que sea un ventajoso partido, con el que puedas formar un hogar cristiano, te atraiga? ¿No te gustaría más ser de Dios, vivir despreciada y desconocida del mundo en un convento, formando miles de corazones cristianos, siendo madre de esas almas, convirtiéndolas y llevándolas a Dios? ¿Qué importa ser alabada, ser apreciada por las criaturas cuando éstas no son nada? ¿No importa más ser querida y apreciada de Dios? ¿Qué importa sacrificarse en el destierro por pocos años, si se ha de demostrar en esos años el amor a un Dios que nos amó eternamente? Morir sufriendo por las almas que costaron la sangre de un Dios infinito ¿encuentras que es mucho? O, si me dieran todo el mundo, toda su vana ostentación, ¿no dudaría en irme a mi conventito pobre y desconocido? Además, ¿quién como N. Señor podrá querernos? Nadie en el mundo. Ni aún nuestras propias madres. Su amor es infinito. Si amamos a aquellos que nos aman; si se entregan muchas a aquellos que más las aman, ¿no es natural que nosotras que hemos comprendido el amor de Dios nos entreguemos a El? El supera a todas las criaturas en hermosura, en bondad, en sabiduría, en santidad, en poder, en justicia, en amor. Si amamos a los seres que tienen cualidades 

extraordinarias, ¿por qué no amarlo a El, que las reúne todas con infinita perfección? 

Hermanita, piensa en todo esto. Y si eres capaz de renunciar a todas las comodidades por vivir con El, para ser la esposa del divino Crucificado; si sientes que serás capaz -claro que ayudada por El -es porque Dios te quiere para Sí, ya que te da el valor para abandonarlo todo, y te da su amor para que lo sigas al calvario. Sí, ser esposa de Cristo es ser crucificada, pues así como los esposos comparten las alegrías y las penas, las riquezas y las pobrezas así también la que es esposa del Crucificado, del Obediente hasta la muerte, del que no tiene dónde reclinar la cabeza, ¿no debe ser crucificada por el mundo, no debe ser obediente hasta morir sin voluntad, no debe ser pobre hasta no tener sino a Jesús para reclinar sobre su pecho su cabeza? La vida religiosa, hermanita mía, no es sino vida de sacrificio. El alma se ha dado a Dios y debe darse enteramente, pues el amor no deja nada para sí; 

todo lo consume, para que de esas cenizas se levante una persona sola: Cristo. La criatura se consumió en la divinidad. Ella no tiene voluntad, sino lo que diga Jesús por sus superiores. Si la mandan trabajar, aunque esté enferma lo debe hacer. Si le ordenan rezar y después dejar ese rezo e irse a sus hermanas, lo debe hacer. Y esto sin decir palabra. Jesús obedeció en silencio. Su espíritu y su corazón deben someterse en silencio. Cristo era superior a las criaturas, vera el mal que le causaban los judíos al darle la muerte y, sin embargo, se sometía enteramente, sin murmurar. Sufre la religiosa en vencerse a sí misma, en despreciarse y humillarse, en vencer sus defectos y adquirir las virtudes para ser perfecta, en amar y servir con alegría y caridad a aquellas de sus hermanas que no tienen buena voluntad para con ella. Sufre mortificando su cuerpo, viviendo en continua austeri-dad, negándose toda comodidad; y eso, por toda la vida. Mas ¿qué importa si Dios 

está con ella? Mas, hermanita, hay otros sufrimientos aún mayores que no sé si los comprenderás. Estos son las sequedades del espíritu, que consisten en verse enteramente abandonada de Dios; en no sentir ningún fervor en la oración. Como somos tan miserables nos apegamos al fervor sensible, a sentir el amor de Dios sensiblemente, y vamos muchas veces a la oración a buscar los consuelos de Dios pero no a Dios. Esto es imperfección y N. Señor purga a veces a las almas que quiere dándoles estas sequedades, y sólo cuando ya no les importa sentir o no el fervor sensible, entonces las regala y las consuela. Este es el mayor sufrimiento, pues es del alma: se ve abandonada a sus fuerzas, separada de Dios a quien tanto ama, y cercada de tentaciones; llena de flaquezas. ¿Cómo será este sufrimiento, que Nuestro Señor, que no se quejó durante toda su pasión, al verse abandonado de Dios lo llamó con gran angustia: “Dios mío, por qué me habéis abandonado?” Cuando en el huerto se sintió débil al ver lo que iba a sufrir y experimento en su alma el dolor de la Pasión, dijo: “Si es posible, Padre mío, pase de mí este cáliz; mas no se haga mi voluntad sino la tuya”. ¡Cuánto mayor será, pues, para el alma verse sola sin Aquel por quien lo dejó todo! Mas Dios le deja sola aparentemente, pues Dios está a su lado invisiblemente con su gracia, y puede sacar de esa prueba mayor humildad al ver qué poco puede por sí misma, y mayor amor al ver que, a pesar de ser miserable, Dios la ha llamado y amado más que a otras criaturas. 

En cuanto a lo que me dices te hable de las Carmelitas y…, lo haré para otra carta, pues veo que primero está que te resuelvas a ser de Dios. Después te dirá dónde le debes servir. En todas partes puedes ser santa, con tal que observes perfectamente la Regla. 

Me dices que quieres ser la casita de Dios. Me alegro mucho por ello, pues veo por eso que lo quieres. Sor Isabel de la Trinidad decía: “Dios es el cielo y Dios está en mi alma”. Luego tenemos el cielo en nuestra alma. Ahora bien, ¿qué se hace en el cielo? Amar, contemplar a Dios y glorificarle. He aquí lo que trataremos de hacer: amarlo antes que a nadie. El que ama siempre piensa en el amado. Nosotras pensemos constantemente en El; pero ya que es esto imposible, al menos pensemos muy a menudo en El Contemplémosle allí, en el fondo de nuestra alma, unido a nosotras. Contemplémosle orando a su eterno Padre por las almas y por los pecadores, y unámonos a esa divina oración. Contemplémosle trabajando a nuestro lado. Ahora lo miro escribiendo y me uno a El. Contemplémosle -dice santa Teresa- alegre como en el Tabor, si estamos alegres; triste como en el Huerto si estamos tristes; y así en todo. Contemplémosle en las criaturas. Así nos será más fácil tener caridad. Si somos humilladas, lo somos por El. Si somos alabadas, lo somos por El. Si servimos, servimos a El; y así en todo. Así el alma queda simplificada y unida a El; siempre piensa y ve a El. Por último, en el cielo se cantan sus alabanzas y se le glorifica por sus obras; seamos, pues, como 

Isabel de la Trinidad, alabanza de su gloria. Es decir, obremos todo por amor y siempre lo más perfecto, de manera que, al vernos las demás personas, puedan decir: “qué virtuosa es”. Y ¿para quién es la gloria de nuestra virtud sino para Dios, ya que es El el que obra en nosotras? Nada podemos por nosotras mismas. Propongámonos en todo lo que hacemos la gloria de Dios y todo por amor a El; de esta manera nuestras obras serán con pureza, pues obraremos por El en El y para El. Si nuestras obras son puras, nosotras también lo seremos; así nuestro Señor estará contento en nuestras almas. Viviendo así, viviremos vida de cielo en la tierra. Y ¿cómo podremos demostrarle más nuestro amor a Dios que haciéndole encontrar el cielo en la tierra? Dios va a ser pues el dueño de nuestra alma, de nuestra casita. El dueño de casa es el que manda y vela por la casa, y todos le obedecen y se guían por su parecer. Hagámoslo así también nosotras. 

En el cielo se hace siempre la voluntad de Dios, ya que N. Señor nos enseñó a decir: “Hágase tu Voluntad así en la tierra como en el cielo”. ¿Quieres que te diga con franqueza que -yo lo sé por experiencia-, si hay algo que le gusta a Dios, es que nos abandonemos, pero completamente, a su divina voluntad; pero de tal manera, mi querida hermanita, que no podamos decir “quiero” porque le hemos dado nuestro querer a Dios? Por ejemplo: deseamos salir: “Señor, si Tú lo quieres, saldré; si no, no, y me quedaré feliz”. Si por el contrario, tenemos que salir a paseo y no tenemos ganas: “Cómo Tú lo quieres, iré feliz, pues me ayudará a amarte”. 

En pedirle por nuestras familias y por nosotras, decirle siempre: “Estos son los seres que quiero en Ti; Tú ves sus necesidades. Si quieres Tú, Señor, remédialas”. Y quedarnos tranquilas con su divina voluntad. No pedirle nada, sino decirle “dame lo que Tú quieras”. Esta es la mayor gloria de Dios, y no te niego que cuesta, pues a veces, sin darse cuenta uno, le pide; pero decirle: “no, Señor, lo que quiero, sino lo que Tú quieras”. 

Dime también si haces oración y cuánto rato. Examínate después cómo la has hecho y apunta las inspiraciones de N. Señor que has recibido en ella, para que las leas y no se te olviden. Cuánto te latearán mis cartas, hermanita; perdóname y reza para que cumpla lo que te he dicho, si Dios lo quiere que yo lo haré por ti. 

El otro día hicimos un paseo precioso a caballo. Fuimos muy lejos, a un lugar muy pintoresco. No sabemos si mañana haremos otro a navegar en el río Loncomilla. Todo lo que veo me lleva a amar a Jesús, que lo ha hecho todo, y a glorificarlo por sus obras. 

Rezo por tu abuelita. ¿Cómo está? Ojalá, si Dios lo quiere, se mejore. Vivamos unidas en el Corazón de Jesús. A-Dios, casita de 

Juana, H. de M.