70. A su hermana Rebeca marzo de 1919

70. A su hermana Rebeca marzo de 1919

Bucalemu, marzo de 1919 

Señorita Rebeca Fernández 

Mi hermanita tan querida: 

A pesar que ésta has de recibirla al mismo tiempo que regresamos a ésa, no quiero dejar de escribirte ahora que poseo mi libertad para demostrarte que, aunque lo estoy pasando regiamente, no por eso te olvido un instante. ¡Cuánta falta me haces! ¡Cuánto habríamos gozado unidas! 

Bucalumu es el fundo más precioso. Todo lo que te diga no es ni una sombra de la realidad. Yo paso a caballo. Solamente hoy fui al mar en auto. En este instante llego, e inmediatamente me pongo a escribirte para que el correo lleve la carta. Todos no se pueden conformar no hayas venido, pues los chiquillos nos tenían mil paseos preparados. A las dos y media de la tarde estamos de a caballo Eduardo, Lucho y yo, y no llegamos hasta las ocho y media. ¿Qué te parece? 

El Rapel presenta los paisajes más encantadores. Corre ya entre montañas cubiertas de espesos 

bosques, ya entre valles y quebradas. Fíjate que todo es puro cerro. Hay muy poco plano. Me parece estoy en Chacabuco. Ayer subíamos uno con una pendiente que Eduardo creía no podría subir. Me pesqué de las crines del caballo y principie a subir tranquilamente; y abajo corría el río. 

Mi tío está haciendo unos trabajos de irrigación y va a pasar el agua por un socavón de 7 metros. Ayer lo recorrimos. Te aseguro que no nos veíamos ni las manos. Tal era la oscuridad. 

Hoy fuimos al mar en dos autos. No te imaginas qué precioso es el camino. Tomamos onces en la playa y nos vinimos a las 6 1/2. Los caminos, aunque son todos sobre cerros, son como la palma de la mano; así es que el auto no corre sino que vuela; lo que me encanta. Pero de repente uno lo encuentra con unas cuestas que crispan el pelo. 

No me conformara nunca que no hayas venido. En la noche, cuando me acuesto, veo tu camita desocupada. ¡Qué pena me da! 

Adiós. Saluda a todas las Madres y cariños a las amigas; y tú recibe de mi mamá un fuerte abrazo y beso y mil de tu hermana 

Juana H. de M. 

No te escribo más, porque se va el correo y me apuran.